Deconcini(Abierto) Autos: min, Lineas Abiertas: | Peatonal : min, Lineas Abiertas:
Mariposa(Cerrado)
Morley Gate (Cerrado)

Me voy para el pueblo

PALACIO 13

Profr. Luis Mario Navarro Miranda.

 “Me voy para el pueblo”…

PALACIO 13 Hablar de Huatabampo significa recordar, añorar. Es repasar capítulos de todas las épocas que le tocó a uno vivir y de las que conoce mediante la tradición oral. Recorrer sus calles, es volver a vivir episodios que ya no se repetirán. Caminar nuevamente  de la casa a la Primaria  Obregón por ejemplo, es volver a sentir la adrenalina recorriendo el cuerpo de un infante apresurado por encontrar el mejor recoveco para no ser encontrado en los jardines o patio   del General Macías. Pocos días fueron los que no jugamos a “las  escondidas” en ese domicilio, ubicado sobre la calle Hidalgo, al igual que la Escuela… ¡Qué tiempos!

Bien presente tengo la primera ocasión que observé una imagen del Gral. Obregón fuera de los libros, o bien,  estampitas que comprábamos en la Papelería  2001 con Doña Elisa Quiñones y Don Lauro Mendivil (Q.E.P.D). Fue ahí, en la residencia  de Macías Valenzuela que pude “tocar” con la mirada, un pedazo de historia, a través de  “breve espacio”  entre el aire acondicionado y el marco de madera, en lo que  era el cuarto de juego… ¿A dónde fueron los recuerdos?… “Se me olvidó otra vez”…

Por un costado,  “El Manco de Celaya” inmóvil,   pendiente, ataviado al estilo Sherlok Holmes, tratando de investigar, adivinar las jugadas, ya sea en las cartas o villar…  Finales de los 80s… Tenía rato de no respirar… Era una fotografía  en la pared…

Recuerdo también los días de muerto, cuando familiares del General, visitaban la tumba. Siempre quise preguntarles si era cierto lo que se decía: “Ahí está el General embalsamado, esposa e hija. La joven todavía tiene cabello y uñas”… Ese rumor aumentó con las visitas de Carlos Salinas de Gortari. Una como candidato, otra  siendo Presidente. Le abrieron la cripta, y los curiosos lograron entrar, diseminando la versión. Nadie me ha dicho si es verdad… Tampoco me he dado a la tarea… ¿Sabe usted algo?

Logré ingresar a la cripta –sótano- hará  3 años, durante el aniversario luctuoso -17 de julio- del que  fuera maestro  en Moroncárit. Sí, efectivamente están las placas, y una pequeña banca. Es lo único que se puede apreciar en realidad.  Ahí saludé a la señora Mona Obregón Tapia, hija del militar y de María Tapia Vda. de Obregón.

Se extrañan los eventos  que se hacían en los años 80s, a los cuales asistía el Gobernador, caso concreto,  Rodolfo Félix Valdés (Q.E.P.D), la Banda del Gobierno del Estado, que  en cuanto lo veían llegar, empezaban de inmediato “La Pilareña”… Memorias…

Nunca supe la identidad de un octogenario –supongo- que asistía al homenaje, con uniforme castrense, luciendo estrellas como la noche, y toda la dentadura brillaba por el oro, como el sol… Ya no sabré… Se le apagó la luz…

Hoy lo que brilla por su ausencia, son las conversaciones en mayo, las risas de personas mayores  a las afueras del mercado municipal, en la tienda de los Lam, comunicándose en un código que para un buquí  de mi edad en esa época, estaba –está- en chino entenderles.

Evoco: Clásicos  yoremes; paño rojo montado en el cuello, sombrero de palma, lentes obscuros, huaraches “Masiaqueños” o de tres puntadas, imitando a la Puerta de Alcalá: Ahí están, viendo pasar el tiempo… Sus carcajadas las escucho aún… “Parece que fue ayer”.

Todavía siento frustración por no entenderles, pero mayor debe ser la preocupación por la disminución de conocedores  del mayo, que prefieren hablar “la castilla”. La tribu, jamás  me podrá  tachar de torocoyori; –traicionero-  por no saber hablar el dialecto…

 Hoy que  me toca hablar de la tierra que me vio nacer, festeja sus 142 años de  fundación.  Lo hago desde lo más profundo del corazón, y  desde lo alto del Cerro de la Campana,  observando en la lejanía,   el sur… “Por los caminos del sur”

 En mi  caso, es distancia geográfica, no de sentimientos.  A Huatabampo lo llevo en la memoria, y de diario. Sus playas,  comunidades,  cultura, historia, figuras en el deporte, artistas a nivel nacional, etc. “Es mi orgullo haber nacido en el barrio más humilde”…

Personajes valiosos han puesto en alto el nombre del “Sauce en el Agua”, y eso es lo que   debemos de  subrayar. Hay bastante que destacar del pasado para agarrar fuerza en el presente. Rescatar ese orgullo de ser hijo de la “Tierra de Generales”, no otras cosas, aunque a veces  la verdad es  fría,  y desnuda… ¡Cómo sea!, ¡Me voy para el pueblo!..

Enchimne tebuotta!… (¡Saludos a todos!)…