Los panistas corruptos, pero transparentes

Noticias México
México, DF a 30 de noviembre, 2015
Política en Movimiento
Angélica Beltrán

Resulta difícil creer a los panistas su interés por sacar adelante reformas para afianzar la ley de transparencia y aprobar la de Anticorrupción, cuando en la casa albiazul hay casos de evidente corrupción sin resolver.

Para muestra: los ex presidentes Vicente Fox, que no rindió cuentas sobre excedentes petroleros y Felipe Calderón, que gastó millonarios recursos en los circuitos bicentenarios a los que no hizo nada, solo rebautizó y la Estela de Luz, que no acredita por su costo de mil 305 millones de pesos, ni utilidad ni belleza. Así como del ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, cuya administración se caracterizó por la opacidad y el desfalco.

Así, los panistas carecen de credibilidad en el tema de la anticorrupción y trasparencia; trátese de líderes del partido como legisladores, de la pasada y presente legislatura, como la actual diputada federal Teresa Lizárraga, de Sonora, acusada de desfalco por dos mil millones de pesos al ISSSTESON cuando fungió como directora del organismo.

De tal suerte que cuando la diputada Lizárraga Figueroa aboga desde la máxima tribuna en la Cámara de Diputados por la transparencia, con propuestas como  aquella para que “el Estado garantice el derecho de acceso a la información pública de manera gratuita”, se observa que ese cinismo da continuidad al perverso juego de los panistas iniciado por Vicente Fox, el juego de ser corruptos, pero transparentes.

La utopía de la unidad en el PRI

A pesar de los buenos tratos, la cortesía y la civilidad con que se interrelacionan los priistas, es claro que la unidad en el partido sigue siendo una utopía.

Actualmente los grupos antagónicos más fuertes en el PRI son los que encabezan Manlio Fabio Beltrones, presidente nacional del partido y el de los mexiquenses que encabeza Enrique Peña Nieto, presidente de México, y opera en la Cámara de Diputados César Camacho.

La rivalidad política ha quedado de relieve, ya que César Camacho ha cooptado a los beltronistas en San Lázaro, porque esos ya son sus terrenos y él manda, dijo al inicio de la 63 legislatura, según trascendió.

La muestra de esa postura se evidenció con la marginación que el mexiquense hizo a la hija del sonorense, la diputada Sylvana, a quien negó la presidencia de cualesquier comisión de las 23 que le correspondieron al PRI.

Así, ni Beltrones se mete en el Congreso –desde la puerta del PRI— ni Camacho lo hará en el tema electoral; donde por cierto Camacho Quiroz salió derrotado como dirigente nacional del partido, ya que entregó resultados electorales por debajo de lo logrado en la elección anterior a su gestión.