Deconcini(Abierto) Autos: 55 min, Lineas Abiertas: 1 | Peatonal :0 min, Lineas Abiertas: 1
Mariposa(Cerrado)
Morley Gate (Cerrado)

Sin TLCAN, caerá el PIB de 0.5 a 0.8%: Bancomer

Ciudad de México. El grupo financiero BBVA-Bancomer previó una reducción de entre 0.5 y 0.8 puntos porcentuales del producto interno bruto (PIB) de México en caso de que se “rompa” el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), con lo cual la economía mexicana crecería apenas entre 1.2 y 1.5 por ciento en lugar del 2.2 por ciento que el corporativo tiene previsto para 2017 y 2 por ciento en 2018.

Más que el comercio, Carlos Serrano, economista en jefe del corporativo, advirtió que la inversión sería la más afectada si deja de existir el TLCAN. Calculó una caída de 7.4 por ciento en la inversión extranjera directa (IED) y una disminución de entre entre 2 y 4 por ciento en la inversión fija bruta doméstica, pero sólo como “un efecto temporal negativo de desconfianza” que se diluirá en 2019, mientras que pronosticó que el dólar podría cerrar este año en 20 pesos como máximo.

No obstante, Serrano puntualizó que “el escenario base” del grupo financiero es que el TLCAN se mantenga o se renegocie, pues considera más improbable que Estados Unidos se salga. Calificó como “muy bueno” que México forme parte del Acuerdo Integral y Progesivo de la Alianza Transpacífica que sustituirá al fallido TPP e incluso confió en que eventualmente Estados Unidos se reincorpore.

Al presentar el reporte “Situación México” de BBVA-Bancomer, el economista en jefe sostuvo que en el cuarto trimestre de 2017 habrá “un rebote” en la economía mexicana luego de la caída de 0.8 por ciento registrada durante el tercer trimestre y que atribuyó tanto a la baja del consumo interno, como consecuencia de la inflación que afecta el poder adquisitivo de las familias, como por efecto de los terremotos y huracanes de septiembre, incluído el de Texas que por el cierre de las refinerías en ese lugar provocó que la reducción de la producción petrolera mexicana en un 10 por ciento.

“El mensaje importante es que no movimos nuestro pronóstico económico después de los desastres naturales”, enfatizó. La debilidad económica del tercer trimestre es transitoria, no se destruyó la planta productiva ni la infraestructura del país y la reconstrucción puede traer una dinámica positiva, e incluso ésta puede generar un sesgo a la alza en el pronóstico, además que también la inflación comenzará a bajar para llegar hasta 4 por ciento a mediados de 2018, detalló.

México, más competitivo que Estados Unidos aún sin TLCAN y pese a reforma fiscal de Trump

Sostuvo que la incertidumbre que se ha generado con el TLCAN sólo se ha absorbido en la depreciación del peso y no en otros indicadores, lo cual, dijo, “es sano para las exportaciones”. Pese al deterioro del proceso, consideró que en la quinta ronda de la renegociación, que esta semana inicia en la Ciudad de México, se avanzará en el cierre de más capítulos.

Quedarán pendientes dos propuestas del gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inaceptables para México y Canadá porque no existen en ningún acuerdo comercial del mundo y son ajenos a su naturaleza: elevar a 50 por ciento el contenido estadunidense en la industria automotriz y el fin automático del TLCAN en 5 años.

Carlos Serrano ponderó México sigue siendo más competitivo que Estados Unidos en la producción de manufacturas sin TLCAN e incluso si se aprueba la reforma fiscal que impulsa Trump, con la que pretende reducir de 35 a 20 por ciento la tasa del impuesto sobre la renta (ISR) a las empresas. Estados Unidos, dijo, tiene altos costos laborales que en la industria manufacturera representan 22 por ciento de sus ingresos, seis veces más que en México, por lo cual éste es más competitivo porque “se produce más barato”, dijo.

Sin TLCAN el comercio seguirá fluyendo entre ambas naciones bajo los reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) pero Estados Unidos pagará, en promedio aranceles, de 5 por ciento en sus exportaciones a México en contraste con el 3.5 por ciento de los aranceles que se impongan a las exportaciones mexicanas. Paradójicamente y pese a la retórica de Trump, 2017 será el mejor año para las exportaciones en la historia de México, que es además el segundo principal destino de las exportaciones estadunidenses, puntualizó.

Cuestionado sobre la posibilidad de que Estados Unidos se salga también de la OMC, el especialista advirtió que no sólo México sino todo el comercio global estaría en riesgo, aunque también destacó que hay todo un movimiento entre empresarios y legisladores de Estados Unidos para evitar que Trump saque a su país del TLCAN porque sería “el peor error” que cometa.

Si bien mencionó que hay temores de que México pierda inversión con la reforma fiscal de Trump, explicó que en 44 de los 50 estados de ese país se cobran imponen impuestos corporativos, a una tasa promedio de 6 por ciento. Así que si se aprueba la reforma fiscal de Trump para fijar el ISR en 20 por ciento se debe agregar otro 6 por ciento del impuesto estatal, por lo que las empresas pagarían en total 26 por ciento en gravámenes, una tasa no muy diferente al 30 por ciento que se impone en México. Además, indicó, los inversionistas no sólo toman en cuenta los impuestos cuando deciden donde instalar sus empresas en determinado lugar, también les interesan factores como la competitividad o la infraestructura de exportación.

“Recomendamos no hacer una reducción acelerada de tasas en México, no hay que sobrerreaccionar ni quitar impuestos a las empresas simplemente porque van a bajar en Estados Unidos, hacerlo sería una irresponsabilidad política”, ponderó.

Sin embargo, mencionó que se requiere que el próximo gobierno, sea el que sea, lleve a cabo una reforma fiscal porque el costo de la deuda, las participaciones federales y las pensiones sigue presionando al gasto público. Con la reforma fiscal que entró en vigor en 2014, la recaudación se incrementó de 8 a 14 por ciento del PIB pero hace falta más y el especialista consideró que los estados deben participar más en esa recaudación con el cobro de impuestos como el predial y la tenencia vehicular.

 

jornada.unam.mx