Sin gritos ni reclamos…

GENERALMENTE DE HERMOSILLO.

Profr. Luis Mario Navarro Miranda.

 

Bien, como cada año, la noche del 15 de septiembre, se dio el tradicional grito de independencia… “Cuetes”, campanadas, aplausos, música mexicana, etc, se escucharon en todos los rincones de la república y el extranjero, episodios que celebran el corte del cordón umbilical, la separación de la “madre patria”, España, hace 207 años… Ya le llovió…

Como cultura general, es preciso aclarar que 1810 fue el inicio del movimiento independentista… No sería hasta el año 1821, fecha en la que se cristalizaron los deseos del cura Hidalgo, Morelos, Allende, Guerrero, etc., quienes para esos días, habían dejado de respirar, sin poder ver el final de la historia que comenzaron… Lo bueno es que “murieron con la sonrisa en los labios, por ser verbo y no sustantivo”… Meras suposiciones…

Para algunos, así es la historia, meras conjeturas o suposiciones, quimeras alentadas por sistemas de gobiernos, políticos obsesionadas con héroes que les antecedieron. Tan es así, que dentro de las costumbres de los Presidentes, está elegir un personaje de su agrado, tratando de emular en teoría, su forma de ser y hacer.

Usted debe de recordar, tener presente, los mensajes televisivos en los que aparece “el preciso” dirigiéndose a la nación, y de fondo, pinturas de Juárez, Madero, Carranza, etc., tratando de enviar un mensaje sutil, entre líneas, de su estilo de gobernar…Si quieres entenderme, debes conocer al personaje a mis espaldas… Él me inspira y me respalda…

Quizá es requisito indispensable. Siendo el jefe de una nación, debe mostrar conocimiento de historia, sobre todo para cumplir lo que dice el trillado dicho, que si sabes del pasado, es fácil no repetirlo, ¡más!, los errores… ¡Amalayòn!

Cualquiera de nosotros desea esa sabiduría para la vida diaria, a pesar de que nuestras experiencias no se encuentren incluidas en ningún libro, ni seamos personas de talla política… Siempre queremos no cometer pifias… Aunque errar, es lo más común en el ser humano; igual, respirar, amar y querer… ¿Será?

Total, dijo la sumadora, que con fervor patrio, entusiasta, la raza se congregó en las plazas públicas, disfrutó de la celebración en familia, olvidándose de las prescripciones médicas que nos restringen de ciertos alimentos…No hemos podido independizarnos… De glotones y tragones, están llenos los panteones”… ¿A poco tú?

Sin duda, la fecha es tiempo ideal para que cuando menos por un momento, olvidemos nuestras calamidades, nuestros pesares, ahogándolos   en un “grito desesperado”, que se antoja dure 207 años… “Me despertó la realidad”… ¿Y a usted?

Me acordé de Octavio Paz, que describe con su toque particular la festividad: Pobre mexicanos que cada 15 de septiembre grita por una hora, para callar el resto del año… ¿Usted qué opina?… El mexicano grita hasta sin razón ahora…. ¿O no?

Personalmente, me faltó gritar en alguna plaza, y en la pelea Canelo-Golovkin… La Independencia me emociona; lo que vi en el cuadrilátero, ¡Pa’ qué le cuento!…No me fue posible acudir a la ceremonia del Grito de Independencia el viernes pasado. Seguí la transmisión en televisión, en redes, tanto nacional, como a nivel local.

De lo local, le comento: Bien recibida la Gobernadora Claudia A. Pavlovich por la gente que esperaba en los alrededores del Palacio de Gobierno… Los asistentes le saludaban, abrazaban, solicitaban fotos… Debo decir, que es una constante en los eventos a los que asiste la única gobernadora en territorio de la otrora Nueva España.

Son pocos los políticos que pueden andar entre “la raza” con toda tranquilidad, sin gritos ni reclamos por parte del ciudadano. Parece increíble, pero en el caso de la Gobernadora es cierto… La gente la acepta, goza de una percepción positiva…

Lo más importante de esto, es que ese ambiente perdura hasta el final del mandato, y después de… Eso es el sueño de ex gobernantes… El seguir siendo aceptado por quienes de inicio brindaron la confianza… Ni como desmentirte profe….

Así que a cuidar desde las diferentes aéreas de la administración pública estatal ese capital, con trabajo y resultados que fortalezcan la imagen antes descrita… Preparados, vienen tiempos electorales, en los que la vorágine partidista no perdona y tocan sin piedad….

Sale yoris y yoremes…. Enchimne tebuotta!… (¡Saludos a todos!)…