Échame la mano manito…

Profr. Luis Mario Navarro Miranda.

“Échame la mano manito”…

¡Una alharaca traen  los gringos!… Todo parece indicar que el “pelos de palapa” de Míster Trump, trató de hacerle “el paro” a Michael Flynn, ex asesor de seguridad,  al dar indicaciones sutiles, insinuaciones, al ex director del FBI James Comey, para  que le “bajara dos rayas”, y dejara de investigar a Flynn por andar “coqueteando”, “pasando corriente” a los rusos… Si fuese en las épocas álgidas de la “Guerra Fría” entre Estados Unidos y La Unión Soviética, el asunto, de comprobarse, sería alta traición. En occidente, cadena perpetua. En Moscú, ¡10:15!, directo a la ejecución… ¡Ahí no más!

Y es que “el origen del mal”, fueron los señalamientos de una probable intervención de los rusos para ayudar al triunfo de Trump. Debió haberse tratado de un ataque cibernético que alteró, hizo que se filtrara información, inclinando la balanza hacia el magnate convertido en político. No creo que haya arribado una legión de operadores electorales  moscovitas a repartir planchas, despensas, estufas, láminas, etc., influyendo así, en la llegada de Donald. ¡Para nada!… Eso no se da en occidente… ¡Ei!

Total, estuvo bueno el mitote la semanada pasada por rumbos del Congreso allá en Washington, a raíz de  la comparecencia del ex director del FBI, debido al asunto. Profe: ¿fuiste?… Con razón no le habías “pegado a la tecla”… Afirma buquí, me encontraba contemplando el monumento a Lincoln… ¡Mentiras profe!, ¡no sales ni al Huichaca!, ¡menos a la capital gabacha!. Eres como las baterías… ¡Bien Duracell!… ¿Y Tucson?

Prosigo… La presentación estuvo al estilo Hollywood, -muy peliculesca-  y Comley aseguró en ella,   que Trump, meses atrás, en privado le dijo: “Échame la mano manito” con el asunto de mi compadre Michael; espero  se pueda hacer algo ahí…  ¿Cómo la ve?…

Si le alborotan “la vitachera” los demócratas, -partido de oposición- lo pueden acusar de  obstruir la justicia, y de corroborarse,  tendría que dejar el  encargo conferido por el pueblo ruso… ¡Perdón!, ¡estadounidense! ¡Te digo, pierda la práctica uno!… ¡Túmbate la barra!

No faltó un vago que dijo: “de haber pasado esto en otro país,  para cuando se sentaron   Trump y Comley, el primero ya le hubiese tenido un  mega expediente de 5mil hojas,  detallando asuntos personales, nexos, negocios, números, etc., no quedando de  otra que aceptar la petición, ser “leal con el presidente”, y dejar en paz al amigo”… ¿Qué país es?,

Sin  ser gurú, se puede  deducir, que si hubo una “ayudadita” por parte de Rusia, tienen que regresar el favor… Nadie da nada sin esperar algo a cambio… ¡Menos en política!

A ver: Entonces, si sale cierto que los rusos “robaron” información de los correros electrónicos pertenecientes al jefe de campaña de la ex candidata demócrata Hilaria Clinton, y otros militantes de gran calado  de ese partido, entonces Flynn –ex asesor de seguridad- devolviendo el favor, fue con el embajador de esa nación  en Washington, para tratar de  arreglar sanciones impuestas por el gobierno de Obama, como la expulsión de funcionarios del gobierno de Vladímir Putin poco después de las elecciones del 8 de noviembre de 2016… Bastó la presunción de espionaje para que Barack pidiera la salida…

Flynn aceptó los temas  de la reunión, hasta  la segunda ocasión en que se le preguntó acerca  de su visita a la Embajada. El FBI, ya lo traía “entrado” desde la campaña electoral Clinton-Trump, debido a  esos acercamientos … Por eso la solicitud de Trump a Comley, en el famoso encuentro narrado por el último  en la sede del Congreso “gabacho,”  de dejar pasar el asunto Flynn, que se hiciera de la vista gorda en pocas palabras… ¿Cómo la ve?

Poco después de la mencionada reunión privada, -mayo- Trump “pide la bola” a Comley… No ha de haber jalado con Donald profe el yori ese… ¿Usted qué dice?…  Está bueno el “mitote fresco”… Si le siguen buscando, le van a encontrar… A como está planteada la información, todo parce indicar… ¿Será?… ¡Puro show profe!

Ya  salió Trump a decir que todo es mentira… Ni modo que diga lo contrario… Finalizo: Richard Nixon, dimitió en 1974, al ser acusado de espionaje al partido demócrata. No hubo proceso legal, él solo se fue ante la abundancia de pruebas, convirtiéndose en el único presidente “gringo” en renunciar al cargo.  Clinton se salvó en los 90s, tras mentir públicamente sobre su relación carnal con Mónica Lewinsky… ¡Hubo tiro!

Corra  apuestas en este caso… Nos vemos yoris y yoremes…

¡Nos vemos yoris y yoremes!.. Enchimne tebuotta!… (¡Saludos a todos!)…