Deconcini(Abierto) Autos: 15 min, Lineas Abiertas: 2 | Peatonal :10 min, Lineas Abiertas: 1
Mariposa(Abierto) | Autos: 10 min, Lineas Abiertas: 2 | Trailers : min, Lineas Abiertas:
Morley Gate (Abierto) | Peatonal :0 min, Lineas Abiertas: 3

Científicos usan estrategia que podría ‘exterminar’ al virus VIH

Los especialistas exploran una técnica de ‘golpear y matar’ que usaría una combinación de medicamentos para despertar el virus latente y para después eliminar las células infectadas.

CIUDAD DE MÉXICO. Científicos de los Institutos Gladstone, en San Francisco, Estados Unidos, descubrieron que una enzima llamada SMYD2 podría ser un nuevo objetivo terapéutico para eliminar el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que se esconde en personas infectadas. Vencer a este virus latente sigue siendo el obstáculo más importante para una cura.

Aunque la terapia con fármacos permite a las personas que viven con el VIH llevar una vida relativamente normal, también tiene efectos adversos. Además, los pacientes deben tomar los fármacos de por vida para evitar que el virus escondido en su cuerpo se reactive. En las primeras etapas de la infección, el VIH se esconde en reservorios virales en un tipo de células inmunes llamadas células T. Este virus inactivo, o latente, puede reactivarse espontáneamente y encender de nuevo la infección si se detiene la terapia farmacológica.

Para eliminar la latencia del VIH, los científicos están explorando una estrategia de “golpear y matar” que usaría una combinación de medicamentos para despertar el virus latente y luego actuar con el propio sistema inmunológico del cuerpo para eliminar el virus y matar las células infectadas. Las investigaciones anteriores han tenido un éxito limitado en la reactivación eficiente del VIH latente, por lo que los expertos están trabajando para encontrar nuevos fármacos más eficaces.

“Nuestro estudio se centró en una clase de enzimas llamadas metiltransferasas, que han surgido como reguladores clave de la latencia del VIH”, explica Melanie Ott, investigadora principal en Gladstone y autora principal del trabajo, publicado en la revista científica ‘Cell Host & Microbe’.

“Estas enzimas también se han vuelto cada vez más importantes en el desarrollo de la enfermedad, particularmente el cáncer, y se han intensificado los esfuerzos para desarrollar inhibidores farmacológicos específicos dirigidos a ellos”.

“Seleccionamos sistemáticamente más de 50 metiltransferasas para determinar cuáles regulan la latencia en las células T infectadas –detalla Daniela Boehm, investigadora postdoctoral en el laboratorio de Ott y primera autora del estudio–. Identificamos SMYD2 como una enzima reguladora y encontramos que inhibirla reactiva o despierta células latentes. Por lo tanto, SMYD2 podría usarse como un objetivo terapéutico en la estrategia de golpear y matar”.

CÓMO FUNCIONA LA LATENCIA DEL VIRUS

A pesar de que no se consideró SMYD2 previamente como un objetivo para tratar el VIH, ya se están desarrollando inhibidores farmacológicos contra esta enzima debido a su efecto en varios tumores de cáncer. “Nuestros hallazgos ofrecen nuevas perspectivas biológicas y mecanicistas sobre cómo funciona la latencia”, agrega Ott, profesora en el Departamento de Medicina de la Universidad de California en San Francisco (UCSF).

“También sugieren potenciales aplicaciones. Através de una valiosa colaboración con nuestros socios de la industria, hemos obtenido muestras de pequeñas moléculas en el desarrollo preclínico que apuntan a SMYD2 y podrían potencialmente activar el VIH latente”, subraya.

En colaboración con Warner Greene, los investigadores probaron las pequeñas moléculas que inhiben SMYD2 en células humanas. “Encontramos que estos pequeños inhibidores de SMYD2 fueron capaces de activar el virus en células T latentes infectadas de pacientes con VIH”, afirma Greene, investigador principal y director del Instituto Gladstone de Virología e Inmunología.

“Nuestros resultados proporcionan la base para un nuevo modelo de latencia del VIH en el que SMYD2 contribuye a la represión duradera del virus latente –resume Ott–. También subrayan los lazos emergentes entre el cáncer y el tratamiento del VIH a través de objetivos farmacológicos compartidos. Aunque estamos lejos de una aplicación humana, es emocionante saber que los datos de este estudio podrían conectarse fácilmente con los esfuerzos clínicos”.

excelsior.com.mx