Deconcini(Abierto) Autos: min, Lineas Abiertas: | Peatonal : min, Lineas Abiertas:
Mariposa(Cerrado)
Morley Gate (Cerrado)

Exigen retiro de campaña de Conadic

Una campaña de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) establece una relación entre el uso de inhalantes y agresiones sexuales, es decir, responsabiliza a la víctima.

Seguro ya ha escuchado este comercial de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic):

Es fuerte ¿no? Sin embargo planeta un mensaje equivocado, a decir de más de mil personas que han firmado una petición en la plataforma Change.org dirigida al comisionado Manuel Mondragón.

Si escuchas con atención el mensaje que pretende erradicar el consumo de inhalantes (como el thiner), se establece una relación entre el uso de psicoativos con agresiones sexuales (como puede ser una violación) responsabilizando de la víctima.

En pocas palabras: Te pasó por tu culpa.

“No nos confundamos, las violaciones no las cometen los inhalantes, tampoco el alcohol, ni las faldas cortas: las violaciones las cometen quienes violan”, señala la petición. Y aunque parezca una obviedad, parece que para la Conadic esto no lo es.

A juicio de los firmantes, el guión “demuestra un pensamiento que es revictimizante y es una ofensa para las personas que han sufrido violencia sexual, sin importar su género” por lo que exigen el retiro del comercial y una disculpa pública.

La Organización de las Naciones Unidas indicó en 2011 que México ocupaba el primer lugar en violencia sexual. En esa fecha se estimaban en promedio 120 mil casos al año y que 44 por ciento de las mujeres del país habían sido víctimas.

Con el paso del tiempo, el escenario no mejoró. Para el 2016 se estimaba la cifra en 3 millones de ataques, es decir, 600 mil por año pero la cifra negra se estimó en un millón 414 mil 627 abusos.

Un estudio financiado por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas señaló que 9 de cada 10 agresiones fueron cometidas por hombres de entre 16 y 45 años.

El escenario de la violencia sexual se recrudece aún más cuando el análisis revela que 60 por ciento ocurren en el hogar de las víctimas y 60 por ciento de las mujeres conocían directamente a su agresor porque formaban parte de la familia o eran sus vecinos.

sdpnoticias.com