Sin rencor

Profr. Luis Mario Navarro Miranda.

“Sin rencor”….

Por ahí dicen que el rencor mata… Que es como una intensa flama que consume todos los sentimientos benévolos del ser humano. Hay quienes detestan, aborrecen a la propia vida… Ni que decir en ese caso. Otros llegan a sentirlo por si mismos; por los padres, por los hermanos, etc.… No cumplimos el mandamiento del nazareno: Amarás a tu prójimo, como a ti mismo… ¿Cómo la ve?

Luego queremos justificarnos cuando nos cuestionen del comportamiento hacia las personas que juzgamos nos han hecho daño, y lejos de poner la otra mejilla, perdemos tiempo, vida, tratando de cobrar factura, y dar salida al resentimiento. Nuestro argumento es: “La burra no era arisca, la hicieron”… ¿Es su caso?

Con la lengua, más dañina que espadas, lanzas y cualquier arma, emitimos una serie de improperios, blasfemias dirigidas a la o las personas que traemos “entradas”, por las que sentimos rencor, justificado o no, total da lo mismo. En momentos de coraje, aumenta el sentimiento, hasta llegar el punto en que nosotros mismos nos vemos afectados, física y espiritualmente… Créame, bastantes padecimientos son a causa de… ¿Será?

En sí, ¿qué es el rencor?, ¿qué indica la teoría acerca de?.. Veamos… Fuentes consultadas señalan que es un sentimiento de hostilidad o resentimiento hacia una persona a causa de un daño u ofensa recibidos. Otra más… La Real Academia de la Lengua Española lo define como un resentimiento arraigado y tenaz… ¿Lo ha vivido?

Entiendo que no es sólo contra las personas, puede ser en contra de circunstancia de la vida. Corríjame si ando errado. Creo que no es lo mismo que el coraje, aunque el segundo, puede ser la antesala del primero. Quizá el rencor sea un coraje extendido, permanente… ¿O no?

Aunque el coraje tiene su lado positivo. Debemos de tener coraje para enfrentar embates de la vida, para sortear momentos difíciles que de la cotidianidad, de la existencia, y a no ser por ese sentimiento combinado con alma de hierro, otra cosa sería… En sentido contrario, el coraje es responsable de tantos hechos, palabras proferidas, de las cuales podemos retractarnos… ¿Aún?…

El juego de la vida se llama sin rencores en algunas ocasiones. Es tan corta la vida para transitarla impregnados de sentimientos nocivos que nos hacen más daño a nosotros que a quienes se los guardamos. Si obedecemos la “ley del bumerán”, que establece: todo se devuelve”, sean palabras o acciones, preocupados deberíamos de estar… Mientras, “en la iglesia del pueblo… De rodillas besamos la cruz”…

La política, similar. Partiendo de la lógica que la hacen humanos, con defectos, virtudes y sentimientos. Aunque a veces parecen no tenerlos, cuando se toman decisiones basadas en lo pragmático y no en aquéllos. Interesante “arrastrar la pluma” para analizar las decisiones tomadas tanto en lo práctico, como en el sentimiento. ¿Cuáles han sido mejores?, sus resultados… Bastante material…

No cabe duda que la “polaca” destruye grandes amistades y une a acérrimos enemigos. Quienes hoy son buenos amigos, mañana serán todo lo contrario, y viceversa… A nivel nacional, la semana pasada observamos al magnate Carlos Slim en conferencia de prensa, respaldando al Presidente Enrique Peña Nieto en el tema Trump. Se olvidó del rencor, de “las ofensas” hechas a sus bolsillos por la reforma en telecomunicaciones, casi casi armada para empresas de su propiedad… No creo…

Nada es casualidad, y nada es de a gratis. Entreverado en su discurso, sutil, manifestó malestar por los impuestos que paga Telmex, obvio, Telcel, por ser empresas preponderantes. Recuerde usted que una de las bondades de dicha reforma, era que el usuario gastara menos y “pegarle” al monopolio…

Total, que le entró al quite… A ver que sigue. No se olvide que es hombre de negocios… Muy pragmático por cierto, característica que hace le “lea las cartas” a Trump… ¿Con coraje en su acepción positiva?… ¿Cómo la ve?

También en esas esferas, allá en el Estado de México, el PRI tiene candidato a la gubernatura: Alfredo del Mazo. Hablando de decisiones, hace 6 años se tomó una pragmática. Las encuestas indicaban que Eruviel Ávila, entonces precandidato, era “el bueno”. Peña Nieto, alejado de los sentimientos, le dio el “palomazo”, dejando fuera al hoy candidato, cercano a sus afectos… ¿Correcta decisión?… ¿Y ahora?

A nivel local, circula en redes imagen del ex gobernador Eduardo Bours y Ernesto Gándara… ¿Asunto olvidado la decisión de Bours a favor de la candidatura de Alfonso Elías… ¿Sin rencores?… ¡Vaya usted a saber!

¡Nos vemos yoris y yoremes!.. Enchimne tebuotta!… (¡Saludos a todos!)…