Deconcini(Abierto) Autos: 25 min, Lineas Abiertas: 1 | Peatonal :10 min, Lineas Abiertas: 1
Mariposa(Abierto) | Autos: 30 min, Lineas Abiertas: 1 | Trailers :0 min, Lineas Abiertas: 4
Morley Gate (Abierto) | Peatonal :5 min, Lineas Abiertas: 3

Category: Orquideas y Mariposas

Humanos sin color 

Por Sylvia Teresa Manríquez Señora, señora – me dijo un niño – tenga cuidado, esa niña la va a hechizar y señaló a una niña albina sentada junto a mí....

Suena el viento

Por Sylvia Teresa Manríquez Suena el viento a la voz de un hombre muerto a lamento de mujer a perro herido a tormenta en cada puerta a vidrio roto. Suena y llega a...

Titila sobre la luna su mirada

Por Sylvia Teresa Manríquez Dormido sobre la tierra, espantado va su sueño, titila sobre la luna su mirada, de maestro. Dos alas negras siniestras rompieron el...

De cruces y jornadas

Por Sylvia Teresa Manríquez I Hace algún tiempo visité la población de “El Adivino”, municipio de Mazatán, Sonora. Era un 3 de mayo y había celebración....

nota soldado-72

Conflictos sin fin

Sylvia Teresa Manríquez I Platicando con el historiador Alfonso Torúa Cienfuegos en el programa “De letras corazón” hablamos sobre la violencia e inseguridad que...

Para Enrique

Por Sylvia Teresa Manríquez I Para Enrique Vivir lejos aunque sea lo que se eligió siempre tiene un dejo de nostalgia, por los lugares queridos, por los seres...

La libertad de decir las cosas   

Por Sylvia Teresa Manríquez I A los hombres, a las mujeres que aguardan vivir sin soledad, al espeso camaleón callado como el agua, al aire arisco (es el aire un...

La felicidad, cosa tan rara

Por Sylvia Teresa Manríquez Pasar cinco años restringido a un solo lugar es un castigo. Cuando esos años incluyen pasar de la adolescencia a la juventud es todavía...

Los trocitos de cosas que querían

Por Sylvia Teresa Manríquez   Están en algún sitio / concertados desconcertados / sordos buscándose / buscándonos bloqueados por los signos y las dudas...

No más octavos pìsos

Por Sylvia Teresa Manríquez Tuve que saltar; la masa de cuerpos arremolinados me dirigió a la única salida, una ventana en el octavo piso, porque la escalera en...